Wilktone

Jazz, brass, composition, and other things music related.

Wilktone - Jazz, brass, composition, and other things music related.

Upcoming Gigs

I’ve got a few public gigs this weekend for anyone around western North Carolina, beginning tomorrow night, Thursday February 11, 2016. I will be performing at Club Eleven on Grove with Mick Glasgow’s House Hoppers. There is a swing dance lesson that begins at 7:30 PM and the dance starts at 8:30. This is a special Mardi Gras/Valentine’s Day themed event, so if you want to come in your Mardi Gras outfit you can join in the costume contest.

This Friday, February 12, 2016 I will be playing and directing the Asheville Jazz Orchestra at our monthly show at the White Horse Black Mountain. We’ll be playing our usual mix of big band jazz ranging from 1930s up through original charts, but with a focus this time on the hits of the Swing Era.

On Saturday, February 13, 2016 I’m playing two shows with the Low-Down Sires. The first is at the Marshall Fanciful Flea’s Madison Has HEArT fundraiser to raise funds to help heat homes for needy families in Madison County.  We are being flexible with our start time, but the music will be going on with several groups from noon until 5 PM.

Saturday evening we’re heading over to Noble Cider beginning at 6:30 and will be playing a couple more sets of traditional New Orleans/Chicago style jazz with the Sires.

If you can make it out to one of these shows please be sure to come up and say hello to me on a set break or afterwards.

Stylistic Playing – Traditional Jazz versus Modern Jazz

I recently read a great essay by trumpet player Gordon Au about playing traditional and modern jazz styles. I’ve played a couple of times with Gordon in swing dance bands at Lindy Focus. Gordon was such a fantastic swing player that I assumed that he specialized in playing in older jazz styles. As it turns out, he is equally skillful in modern jazz playing and has quite a bit to say about the different “camps” promoting different jazz styles.

As a musician who has extensively studied and performed both traditional and modern jazz (alternatively, read: early, Dixieland, 1920–30s; vs. contemporary, avant-garde, post-bop, etc.), it saddens me to see fans in either camp bashing the other. On the one hand, I don’t understand it because they’re so similar—part of the same tree!—blood relatives separated by hardly any time at all. (More practically: how far can you subdivide an already miniscule fan base, and why would you?) On the other hand, I totally understand it because while they’re both jazz, they’re quite different, separated sometimes by very contrasting goals and aesthetics. And that surface similarity concealing inner difference is a prime recipe for sibling rivalry.

I too find it interesting and somewhat disconcerting how otherwise accomplished jazz musicians don’t demonstrate stylistic playing outside of their particular area of interest. In particular, I’ve found that excellent modern jazz players will often not be able to play a convincing solo in a swing or early jazz style. Frequently musicians that I hire to play big band don’t know standard Swing Era phrasing and nuances that make a chart by Fletcher Henderson, for example, sound different from Maria Schneider. There are some musicians I frequently play with that specialize in earlier jazz styles and struggle if the music is more modern. At least, that’s not uncommon among the musicians I happen to work with most frequently. I should also say that there are some musicians in my area that are virtual chameleons, like Gordon, and you would swear they specialize in whatever they happen to be playing.

In my opinion, attentive and extensive listening is the key to performing whatever you’re playing in an appropriate stylistic manner. You must know what it’s supposed to sound like before you can interpret it. Serious jazz musicians should spend some time doing some transcribing in all styles in order to make they phrasing, note choice, rhythmic language, vibrato, articulations, and other nuances sound natural while playing in any jazz style.

Gordon has some great points to make regarding the different arguments between traditional and modern jazz enthusiasts and is a great read. Go over and check it out and if you have the chance to hear him play live, jump on it!

 

My Lindy Kraze 2016

The past couple of months have been busier than normal for me, but busy is good. When things slow down a bit, hopefully soon, I will be getting around to more regular updates again.

Low-Down Sires LogoIn the mean time, I will be performing at My Lindy Kraze in Huntsville, AL this weekend, Friday January 15 and Saturday January 16, 2016. If you’re a swing dancer come on out and dance along to the Low-Down Sires. If you are in the area and were looking for a lesson or just to hang out and grab coffee or a beer drop me a line. I will have some down time on Saturday afternoon.

Land of the Sky Symphonic Band Plays Diana Wortham Theater

The Land of the Sky Symphonic Band will be performing our annual concert at Diana Wortham Theater this Sunday, November 22, 2015 for a 7 PM concert. I will be conducting.

We’ve selected a fun program that includes a wide variety of music from the concert band literature. We have a couple of orchestral transcriptions, such as the Rienzi Overture by Richard Wagner, and some standard band repertoire, such as An Original Suite by Gordon Jacob and Flourish for Wind Band by Ralph Vaughan Williams. We’re also performing some not-so-traditional music, such as Scootin’ on Hardrock by David Holsinger.

Tickets can be purchased at the theater in advance or on the day of the concert. Please come up and say hello to me after the concert, if you come.

Embocadura Distonía Tratamiento – Algunas preguntas y críticas

From time to time I get asked to translate some of my articles into different languages for nonnative English readers. Unfortunately, that’s beyond my abilities but some of my readers have graciously volunteered their time to translate some of my posts. E. Díaz recently translated my article, Embouchure Dystonia Treatment – Some Questions and Criticisms, into Spanish.

Muchos gracias, E. Díaz!


 

A menos que seas uno de mis lectores regulares, es posible que hayas llegado hasta este post buscando consejos sobre alguna disfunción severa de embocadura. Aunque espero que las siguientes líneas puedan provee algunos caminos útiles para explorar, mi audiencia objetivo son los maestros de músicos que se promueven como los “doctores del pitar” o que pretenden diagnosticar y/o tratar lo que con frecuencia se conoce como “distonía de embocadura”. Para los propósitos de este trabajo, estaré usando el término “distonía de embocadura” y “disfunción de embocadura” de manera intercambiada. Trataré de ser específico con mi lenguaje tanto como sea posible, pero mantengan en la mente que lo que algunos llaman “distonía de embocadura” puede no ser un desorden neurológico, sino un problema de la mecánica de la embocadura.
El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrames (NINDS, siglas en inglés) define “distonía” como:

“un trastorno caracterizado por contracciones musculares involuntarias que causan movimientos lentos y repetitivo o posturas anormales. Los movimientos pueden ser dolorosos, y algunos individuos con distonía pueden tener temblores u otras características neurológicas. Hay distintas formas de distonía que pueden afectar a un músculo, un grupo de músculos o musculos a lo largo del cuerpo. Algunas formas de distonía son genéticas pero la causa de la mayoría de los causos es desconocida.”

Específicamente más relevante para las embocaduras de quienes tocan metal, la variedad de distonía que necesitamos entender se conoce como “distonía focal específica de una actividad”, nuevamente, definida según el NINDS:

“las distonías específicas de una actividad son distonías focales que tieneden a ocurrir solo cuando se lleva a cabo repetidamente una actividad particular. Los ejemplos incluyen el calambre del escritor que afecta los musculos de la mano y ocasionalmente los del antebrazo, y solo ocurre durante la escritura. Distonías focales similares han sido llamadas calambres del mecanógrafo, del pianista y del músico. La distonía del músico es un término utilizado para clasificar las distonías focales que afectan a los músicos, específicamente su habilidad para tocar un instrumento o actuar. Puede involver las manos en los instrumentistas de cuerda o teclado, la boca y los labios en los de aliento, o la voz en los cantantes”

Antes de continuar, necesito aclarar mi formación y mis ideas sobre la distonía de embocadura. Como siempre intento señalar al discutir algo médico, no soy un profesional de la medicina y en ninguna manera estoy calificado para tratar un desorden neurológico. Mientras intento describir algunas causas posibles, o por lo menos correlaciones, de las disfunciones severas de embocadura más adelante, mis ideas y consejos no deben de ningún modo considerarse un consejo médico válido. Siempre debes consultar con un profesional médico si sospechas de una condición médica.

LA DIFERENCIA ENTRE MÚSICA Y MEDICINA

Esto me lleva a mi primer crítica, los maestros de música que pretenden diagnosticar y tratar desórdenes médicos. Deténganse. Mientras sus intenciones pueden ser buenas y quizá estén ayudando a personar a recuperarse de una disfunción de embocadura, hay un riesgo de que se cause un gran daño. Llamen a lo que hacen lo que es, resolver problemas de embocadura. A menos que tengan el entrenamiento médico y la licencia para legalmente tratar y/o diagnosticar condiciones médicas, están sobre la línea de practicar terapias o medicina sin licencia.

Mencioné daño potencial. Brevemente diré que hay razones no-médicas por las cuales algunas embocaduras se dañan y provocan síntomas parecidos a la distonía focal de embocadura. A menos que estén calificados para diagnosticar una condición médica, su proclamación de que un estudiante que llega a ustedes tiene “distonía de embocadura” puede causar que esa persona dilate o evite un tratamiento médico necesario. Si el estudiante tien la parálisis de Bell o un derrame ligero, por ejemplo, postergar un diagnóstico correcto con su atención médica correspondiente puede arruinar las oportunidades del estudiante de recuperarse por completo. O puede conducir a complicaciones más serias que estén más allá de tocar un instrumento de metal. Las condiciones médicas como distonía focal específica existen y deben ser tratadas bajo la supervisión de una persona calificada.

Dejen la medicina a los profesionales y ustedes deberán aconsejar a sus estudiantes a buscar atención médica, cuando sea apropiado.

HAGAN SU TAREA, LA IGNORANCIA NO ES DICHA

Algunas veces me sorprente lo ignorante que es el campo de la pedagogía de los metales de la forma y función de la embocadura. Hay definitivamente una cultura de ignorancia que evita que los músicos de metal aprendan a entender realmente como su embocadura funciona y poner en un contexto más amplio como distintos músicos tocan de manera distinta. Una de las voces más influyentes en hacer que los músicos y los maestros permanezcan dichosamente desprevenidos fue Arnold Jacobs. Jacobs alentaba a sus estudiantes a “pensar en el producto, no en la metodología” (Also Sprach Arnold Jacobs: A Developmental Guide for Brass Wind Musicians/Así hablaba Arnold Jacobs: Una guía para el desarrollo de músicos de aliento metal) Sea o no su intención que su idea se tomase de esta manera, muchos maestros de metal han interpretado que esto significa que uno nunca debe analizar la técnica de los metales.

Roger Rocco, un antiguo estudiante de Jacobs, ha escrito en su blog que la distonía de la embocadura es causada en parte por:

“Enfocarse en la consciencia de sí mismo, en el análisis de sí mismo, o del instrumento”

Él no cita ninguna fuente médica que corrobore su declaración, ni esto se alínea con lo que fuentes de buena reputación declaran sobre la distonía específica. Como el mayor volumen de la discusión relacionada con distonía focal del blog de Rocco es ideológica y filosófica, pondría en cuestión su declaración aquí.

Otra aproximación común, pero mal guiada, es la de asumir que la disfunción de embocadura es meramente un resultado de sobreuso. La página y libros de Lucinda Lewis cometen este error. De acuerdo a Lewis:

Para el propósito de la discusión aquí, el síndrome del sobreuso de la embocadura se refiere a cualquier problema crónico relacionado con la embocadura que dure por más de dos semanas e incluye cualquiera de los siguientes: dolor de labios, moretones o inflamación crónica, entumecimiento, labios de cartón, abrasiones recurrentes en los puntos de presión, abrasiones inducidas por el aire, falta de aguante, sonido desenfocado, falta de control de tocar y problemas crónicos del registro agudo.

– Broken Embouchures, de Lucinda Lewis.

Lo que ella ha hecho aquí es tomar virtualmente cualquier problema de embocadura y lo ha colocado bajo la sombrilla de “sobreuso de la embocadura”. El problema no es solo que sobre-simplifique, pero además prescribe un tratamiento general que puede no ser relevante para la situación. Los problemas crónicos del registro agudo pueden venir de una variedad de problemas mecánicos, muchos de los cuales no se relacionan con el sobreuso. Las abrasiones de los labios pueden ser exacerbadas por retorcer los labios hacia arriba con la boquilla. El hinchamiento de los labios y los moretones pueden ocurrir porque la colocación de la boquilla no está balanceada correctamente entre el labio superior y el inferior. Un periodo particularmente demandante de tocar puede ser la paja proverbial que rompe la espalda del camello, pero la mecánica incorrecta está atrás de los factores con los que se debe empezar.

Es fácil encontrar ideas similares a lo largo de la literatura musical, pero las fuentes que descartan el análisis de la embocadura a menudo carecen de una discusión completa y precisa de la mecánica de la embocadura. No puedes analizar algo que no entiendes. De lo que carecen es que si tú analizas algo incorrectamente vas a tener problemas haciendo las correcciones necesarias.Si combinas esto con la lamentable frase de “análisis lleva a parálisis” vas a tener una profecía que se autocumple. Haz tu tarea primero.

Como un área general, la pedagogía de los metales se lleva a cabo en gran parte ignorando la forma y función de la embocadura. Algunas personas lo hacen conscientemente y están orgullosos de esos. Otros están mal aconsejados. Me gusta pensar que la mayoría de los músicos y maestros simplemente han recibido mala orientación y que con un buen acceso a buena información podrán ser capaces de tomar decisiones más informadas sobre cómo practicar y enseñar el desarrollo de la embocadura. En ambos casos, activamente hacer que la gente evite aprender acerca de la realidad está haciendo un despropósito a nuestros estudiantes y debe ser detenido.

Los tipos básicos de embocadura no son un tema difícil de entender. Si sientes que tener una comprensión general de la teoría musical es útil para tocar música (y espero que no tengas que ser convencido de eso), entonces, con seguridad, hacer un esfuerzo similar para entender las embocaduras está muy bien dentro de tu capacidad. Sí, existe un tiempo y un lugar para olvidarse de la técnica de los metales, pero “no tires al bebé con el agua de la bañera”. Debes hacer un esfuerzo para entender completamente un tema antes de que lo descartes por ser innecesario o equivodado.

LO QUE NECESITAS SABER SOBRE LAS EMBOCADURAS

Para tratar la disfunción de embocadura, primero necesitas entender su forma y función. Al haber muchas ideas contrarias debes tener las herramientas para colocarlas en un contexto adecuado. He escrito bastante extensivamente sobre esto en este blog, pero continuare con alguna información básica sobre esto en este post para puntualizar mejor.

Si te fijas de cerca en la embocadura de los músicos pronto descubrirás que cada embocadura es distinta. Esto tiene sentido, pues cada músico tiene características anatómicas distintas. Habiendo dicho eso, también notarás que existen algunos patrones específicos en las embocaduras. Usando dos características observables de una embocadura funcional puedes empezar a categorizarlas en distintos tipos. Estos tipos de embocadura no son métodos de práctica o instrucciones, sino que describen características observables que todas las embocaduras tienen, estén o no conscientes de estas los instrumentistas.

La primer categoría es la de la dirección del aire. Mientras muschos músicos están convencidos que soplan el aire hacia abajo de la boquilla, observar esto con una boquilla transparente muestra algo distinto. Virtualmente todos los músicos exitosos ponen la boquilla de modo que un labio o el otro predomine dentro de la boquilla. Cuando se coloca más el labio superior dentro de la boquilla la corriente de aire toma una dirección hacia abajo (downstream) al pasar los labios. Lo contrario pasa cuando se coloca más el labio dentro, el flujo de aire pasa los labios y choca la copa de la boquilla arriba del tubo (upstream). El ángulo del instrumento, a pesar de ser importante para la embocadura, no determina la dirección del aire; es la colocación de la boquilla la determinante.

En estos días la dirección del aire debería ser un conocimiento común, pero no lo es. Esta característica ha sido independientemente descubierta y confirmada por una variedad de fuentes y existen documentos disponibles en bibliotecas académicas y mucha información disponible gratuitamente en línea. Aún más importante, no es difícil darte cuenta por ti mismo. El *link* que posteé en el párrafo previo muestra algunas fotos y videos y las boquillas transparentes no son difíciles de conseguir ni caras. Si tú estás ayudando a músicos con disfunciones severas debes de estar atento a la dirección del aire y a si la embocadura de tu alumno es upstream, downstream o alternan entre ambas. Querrás entender que no todos tocan con una embocadura que satisface su anatomía y deberas estar consciente de que cambiar la colocación y el flujo de aire puede ayudar o lastimar a algunos, a veces de manera dramática.

La otra característica de la embocadura que es aún más desconocida en el ámbito es lo que me gusta llamar “motricidad de embocadura” (embouchure motion). Virtualmente todos los músicos de éxitos, estén o no conscientes de esto, empujarán y jalarán la boquilla y los labios juntos como una unidad hacia arriba o hacia abajo a lo largo de sus dientes y encías al cambiar registros. La dirección general y el ángulo específico que esta motricidad varía de músico en músico, pero se muestra como una parte esencial de una embocadura funcional. Algunos músicos por lo general empujan la boquilla y los labios hacia la nariz al subir el registro, mientras otros la jalan hacia abajo. Estos patrones básicos tambien están correlacionados con la dirección del aire del individuo. Los que tocan upstream casi siempre jalarán hacia abajo para ascender a los agudos, mientras que los downstream pueden hacer lo mismo o lo contrario. Otra vez, este fenómeno ha sido descubierto y verificado por distintas fuentes, pero aún no está ampliamente divulgado.

Usando estas dos características básicas por sí solas es posible categorizar tres tipos básicos de embocadura por lo menos. Utilizando otras características, tales como la posición de la mandíbula y el ángulo del instrumento, es posible (aunque probable e innecesariamente complicado) definir aún más tipos de embocadura. Si tú estás ayudando a los músicos a recuperarse de una disfunción severa deberás estár atento a estos tipos básicos de embocadura y aprender a distinguirlos. Estas son variables importantes que debes considerar.

ALTERNACIÓN DE TIPO

Si bien no he visto muchos casos de distonía o disfunción de embocadura como tales, cada caso que he visto detenidamente (y en algunas ocasiones, documentado), exhibe alguna forma de alternación del tipo. Un puñado de estos son músicos que probablemente debería estar tocando upstream y que por alguna razón no lo están, a menudo por los consejos de un maestro bien intencionado pero sin pericia. Aún más común, sin embargo, veo alternación entre ambas variantes downstream. Si miras la motricidad de embocadura tendrás dificultad para ver si están jalando hacia abajo o empujando hacia arriba para ascender a los agudos. Algunas veces dan la vuelta a la dirección en un punto particular de su registro o van muy lejos con la motricidad de la embocadura en cierto punto. *aquí hay un ejemplo de youtube* grabado por Joaquí Fabra, quien cree que la distonía es un problema conductual y quien trata a la distonía como un problema psicológico. Al mirar el video de este cornista puedes ver la motricidad de su embocadura alternar la dirección.

Aquí está otro video de Joaquín Fabra que muestra a un trompetista. Observa como la motricidad del músico en la primer parte del video muestra boquilla y labios haciendo pucheros alrededor de casi cada ataque. Cada vez que toca una nota está intentando darle a un blanco movedizo. Más adelante del video, el trompetista está casi carente de síntomas y podrás ver la consistencia en la motricidad de la embocadura, particularmente en el ataque inicial de las notas.

A mi parecer, Fabra ni siquiera considera que el músico está alternando. En su entrevista con Dave Stragg, Fabra deja bastante claro que el percibe que la distonía es causada por una condición emocional y el evita la discusión de la mecánica de la embocadura, llegando incluso a dar a entender que el análisis de la embocadura es parcialmente la causa de la condición en primer lugar. Considerando su aparentemente carencia de entendimiento de los tipos básicos de embocadura, pero la corrección de la alternación, yo diría que la aproximación de Fabra se vería beneficiada de no tratar meramente los resultados psicológicos de la disfunción severa, sino de corregir conscientemente la mecánica de la emocadura.

Regresando a las ideas de Lucinda Lewis, ella siente que un programa de tratamiento de la disfunción de embocadura requiere que el músico de metal regrese a la embocadura previa al colapso. En Embocaduras Rotas (Broken Embouchures) escribió, “Reparar tu embocadura quiere decir rehabilitar la mecánica a su integridad pre-daño” (2005, p.40). Lo que falta en su texto es, como sea, considerar si la embocadura pre-daño era funcional en primer lugar. Mi analogía favorita para esto es el levantar objetos pesados con la espalda. Puedes estar tocando mal por un rato, particularmente si eres fuerte. Pero si lo sigues haciendo serás más propenso a lastimarte. Si sufres de una disfunción severa y mejoras al regresar a tu embocadura previa debes considerar que quizá solo estés mejorando en tocar mal. Los maestros deben de estar atentos a la embocadura de sus estudiantes y a la forma general de la embocadura para poder eliminar los cambios de tipo que sean los culpables de una disfunción. También puede ayudar a los músicos a corregir el cambiar de tipo antes de que ésto provoque un colapso, en primer lugar.

A DÓNDE IR DESDE AQUÍ

La mayoría de mi escrito aquí está dedicado a la falta de atención a la mecánica de la embocadura por parte de los maestros y estudiantes de metales y a nuestra incapacidad de poner esto en un contexto adecuado al atender a la disfunción de la embocadura. Si el campo de la pedagogía de los metales está aventando la toalla aquí no podemos esperar que la comunidad médica tenga mejor desempeño y los músicos que sufren de la disfunción quizá no vayan a ser bien atendidos por doctores y terapistas que traten la distonía. Pero más allá de este problema, que será corregido cuando más músicos estén más conscientes de este tema, necesitamos comenzar a hacer mejores preguntas sobre la distonía de embocadura. Algunas de estas preguntas pueden (y deberían) ser investigadas objeticamente, pero nuevamente, esto necesita comenzar al nivel de la comunidad musical, quienes no solo tendran una participación más importante en este tema pero quienes también deberán tener la formación necesaria en la técnica para mejorar las embocaduras.

Pero para mejorar esto los educadores musicales necesitan tomar más en serio la metodología de la investigación. Hata cierto grado, nuestra falta de consciencia de cómo llevar a cabo investigaciones e interpretar artículos académicos es entendible. Antes que todo somos artistas y nuestra preocupación primaria debería ser la expresión musical. Habiendo dicho esto, el pensamiento crítico es también una capacidad que se remunera dentro y fuera de la música. Corresponde a todos los maestros, no solo a aquellos que tratan la disfunción, aprender a conducir investigación, aprender sobre los sezgos cognitivos y cómo buscar información precisa y de calidad de temas musicales. Una vez que hayamos cambiado nuestra cultura de la ignorancia por una de prencamiento crítico y consciencia podremos comenzar a hacer preguntas (y a investigar) cuestiones que potencialmente dirijan hacia un tratamiento más efectivo de la disfunción de emocadura. Aquí hay algunas preguntas que personalmente creo debemos hacer:

  1. ¿Son algunos tipos de embocadura más propensos a la disfunción?
  2. ¿Qué características de embocadura (por ejemplo, cambio de motricidad de embocadura) pueden correlacionarse con la disfunción de embocadura?
  3. Es el cambiar de tipo de embocadura una causa de transtornos neurológicos específicos que pueda ser mapeada en el cerebro o es el problema neurológico el que causa el cambio?
  4. ¿Qué tan a menudo es un diagnóstico de distonía realmente el resultado de cambiar de tipo?
  5. ¿Conduce la corrección consciente de la alternación entre embocaduras a una mejora en la disfunción?
  6. ¿Conducen los programas que son existosos en tratar la disfunción severa a correcciones de la alternación entre embocaduras, aún si la alternación no está considerada en ese programa? De ser así, ¿Servirían mejor los procedimientos que encaminan a un músico a evitar la alternación?
  7. ¿Llevan a problemas psicológicos las fallas mecánicas relacionadas con la alternación de embocadura? De ser así, ¿puede lograrse una reducción o eliminación e los problemas psicológicos a través de correcciones mecánicas?
  8. ¿Cómo pueden los maestros ayudar a los músicos que padecen disfunción severa hacer un programa de tratamiento balanceado que ataque los problemas mecánicos relacionados con la embocadura y psicológicos relacionados con la incapacidad para tocar?

HACIA UNA COMUNICACIÓN ABIERTA Y HONESTA

He criticado y nombrado a algunas personas aquí y también, previamente, en otras ocasiones en linea. Algunos de estos maestros han tomado esta crítica personalmente, aún cuando esta no es mi intención. Por favor, nótese que yo hago lo que puedo para enfocarme en las ideas, no en las personas como individuos. Así también soy cuidadoso de probar y calificar mis opiniones tanto como sea posible ya sea de mis ideas está basada en evidencia objetiva o mera especulación. Más aún, me he equivocado en el pasado y continuaré cometiendo equivocaciones. Una de las razones por las cuales posteo mis pensamientos sobre este tópico públicamente es para que los expertos puedan señalar las fallas en mi razonamiento.

El método científico ha sido tan exitoso debido a su naturaleza autocorrectiva. Los maestros de metales que ayuden a los músicos que padezcan una disfunción severa necesitan seguir más este método. Esto involucra cuestionarse sobre las ideas de los otros, retando nuestras propios supuestos y comprometerse en un debate abierto y honesto con los demás. Muy a menudo vemos esto como descortés y nos olvidamos de que así es como se hace el progreso. Ningún individuo que trate a la distonía tendrá todas las respuestas, no importa qué tan exitoso sea su programa de tratamiento. El genio solitario que guía el camino para todos es solo un mito. Colectivamente somos mucho más inteligentes de lo que somos individualmente.

CONSEJOS PARA MÚSICOS QUE PADEZCAN DISFUNCIÓN DE EMBOCADURA

Si llegaste hasta aquí y eres un músico que padece disfunción severa de embocadura quiero concluir con mi consejo para ti. He tenido éxito en ayudar algunas personas con problemas al pitar y también sé de un puñado de amigos a lo largo de los EUA que puedo recomendar, pero si quieres ayuda probablemente tendrás que trasladarte a menos que vivas en su área. Las consultas por video, a pesar de tener potencial, generalmente no se prestan a diagnosticar problemas de embocadura y a encontrar la solución.

Hay maestros que tienen éxito en tratar problemas de disfunción que no demuestran una consciencia de los tipos de embocadura y cómo corregir las alternaciones, pero yo por lo general animaría a un estudiante a buscar ayuda de alguien más reconocible. Hagan preguntas. Más aún, cuando buscas ayuda creo que es necesario tener en cuenta el efecto Dunning/Kruger: mientras más blanco/negro se torne una discusión, más probable es que se vuelva ena discusión filosófica que una realidad objetiva. Los programas de tratamiento que se basan en el Sistema de Pensamiento de Harold Hill tienen más probabilidades de éxito a pesar de, en vez de por lo que aprendas. Una segunda opinión puede ser una buena idea, aún si aparentemente te está funcionando.

Otra vez más, puedo estar equivocado. Tómate tu tiempo para seguir los recursos y links que he posteado aquí sobre la función y disfunción de embocadura y juzga por ti mismo. Mi objetivo aquí es conscientizar a los músicos y maestros de la información disponible para colocar los consejos en un contexto apropiado, no para espantar a las personas de un punto de vista opuesto. Le doy la bienvenida a preguntas y críticas a mis propias ideas y te invito a que las pongas en la sección de comentarios de abajo.

NCMEA 2015

This Sunday and Monday (November 8-9, 2015) I will be performing and presenting at the North Carolina Music Educators Conference at the Benton Convention Center in Winston-Salem, NC. While the conference does have a fee to enter, if you’re a member of MENC you get a discount. If you are a member, there’s a chance you’re already planning on attending. If so, please come to one of the events I’m presenting at.

On Sunday, November 8, 2015 at 3:30 PM the Asheville Jazz Orchestra will be performing one set for the music students and educators present. We’ll do a mix of my original compositions and some others by bands like Count Basie, Buddy Rich, or others. I haven’t finalized the set list quite yet. We will be in the South Main Hall 3 at the convention center.

The next day at 3:30 PM, Monday November 9, 2015, I’m joining Chris Nigrelli, Matt Buckmaster, and Wes Parker in a big band trombone section workshop. We will be performing some trombone solis from standard big band rep and talking a bit about how to get the best sound and style from younger trombone students.

I will also have a wee bit of downtime on Sunday evening and Monday morning. While I plan to spend it at the convention checking out other performances and clinics, I can also break away for a bit in case anyone is looking for a lesson or cup of coffee. Please feel free to contact me.

Weekend Gigs

I’ve got a few gigs coming up these next few days, so technically these span across into weekdays as well. Tonight, October 29, 2015, I’m performing with the Gamblers at the Halloween Ball at Eleven on Grove in downtown Asheville, NC. If you’re a swing dancer, the music starts at 9 PM. If you’re not a dancer, lindy hop lessons start at 7:30.

Tomorrow and Saturday nights, October 30 and 31, I’m going to be performing at the Atlanta Varsity Showdown with the Gamblers and the Low-Down Sires. This is a huge swing dance event with classes, competitions, and live music. The dances I’m playing both start at 9:00 PM. I will have some downtime on Saturday morning and afternoon, in case you live in the area and wanted to catch a lesson. Please contact me to schedule.

Sunday, November 1, 2015, I will be conducting the Smoky Mountain Brass Band in concert at Spruce Pine United Methodist Church in Spruce Pine, NC. We will perform a variety of British-style brass band music, including something for All Saints Day. The concert starts at 3 PM.

Finally, on Monday November 2, 2015 I will be back with the Low-Down Sires performing at our weekly Speakeasy night at Twisted Laurel, downtown Asheville, NC. There is a free dance lesson starting at 9 and the live music starts at 9:30.

If you are in Atlanta this weekend or western North Carolina tonight, Sunday, or Monday, consider coming out to support live music. Please be sure to say hello to me after the show!

Getting Paid To Play (or write)

In the past I’ve been very open to allowing folks to repost or translate my blog articles on their own sites or newsletters, as long as they include a link back to the original site. I figured that my main purpose is to get quality information out to people and allowing this is a good way to increase my internet footprint. After reading through a post by Will Wheaton concerning a very similar topic, I’m beginning to rethink my policy a bit. Wheaton was asked by a prominent blog if they could reprint one of his articles.

Huffington Post has a lot of views, and reaches a pretty big audience, and that post is something I’d love to share with more people, so I told the editor that I was intrigued, and asked what they pay contributors.

Well, it turns out that, “Unfortunately, we’re unable to financially compensate our bloggers at this time. Most bloggers find value in the unique platform and reach our site provides, but we completely understand if that makes blogging with us impossible.”

This is not too far off from the restaurant that wants a band to come in and play for their customers for “exposure.” I tend to avoid these gigs myself and typically encourage student musicians to avoid those as well. When too many musicians start accepting these deals then too many venues begin to expect that paying professional musicians is optional. I’m sure restaurants pay their chefs, shouldn’t musicians get the same deal?

The difficulty here is that I am already giving away my writing for free, so why not go a little further just to reach a bigger audience. It’s a tough call and it seems that, at least at this time, it’s one I will have to make on a case by case basis. Those folks who have asked me for permission and linked back to me have so far been mutually beneficial, since it has increased traffic to my site and allowed me to reach a bigger audience. At some point, however, I may have to start saying no and insist on some sort of renumeration.

The Music of Chicago

I’ll be performing tonight (Thursday, October 15, 2015) through Sunday (October 18, 2015) at the Hendersonville theater of the Flat Rock Playhouse. When I was asked to play “Chicago,” I assumed it was the musical theater production. It turned out that it’s the music from the band Chicago, a pleasant surprise. I’ve always loved their music and feel a certain connection to the original band who mostly all met at one of my alma maters, DePaul University.

The Music of Chicago will feature some of my favorite Chicago tunes, including BeginningsMake Me Smile, and Question 67 and 68. If you’re in western North Carolina this weekend looking for some live music, come check it out.